Apolos

Actualización al 9 de Abril.

Hermanos míos, gozaos profundamente cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Pero tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada …

 

¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia para que oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. Santiago 1:2-6; 5:14-16.

Apolos

          Gracias a Dios por las pruebas. El levantar del Señor viene después de la paciencia pues no solamente nos quiere sanar físicamente sino quiere además bendecirnos de muchas otras maneras, lo cual toma tiempo para producir en nosotros una mejor obra: completa, perfecta y cabal. ¡Amén!

         Este ha sido un trecho largo. Desde el verano pasado cuando fuimos a México y prediqué en la Convención Nacional y en varias iglesias, mi cuerpo mostraba signos de avance de mi linfoma. Acudí a una clínica en Tijuana, la cual sigo convencido es una excelente opción, pero por la distancia no me fue práctico continuar el tratamiento desde China. La enfermedad continuó progresando. Muchos de ustedes oraron por mí. Muchos hermanos en China y otras partes oraron por mí. Muchos con pequeñas variantes en sus creencias en cuanto a los por qués los cómos y los cuándos de la sanidad divina, pero a todos los miro con el mismo afecto y aceptación, pues todos amamos al mismo Señor.