A Salazar.jpg

A las iglesias bautistas de la

Convención Nacional Bautista de México. 


Amados hermanos en el Señor

Los saludo en estos últimos días del año, seguro que a lo largo de el, vivimos toda clase de experiencias donde pudimos comprobar el cuidado de nuestro Dios, su fidelidad a pesar de nuestros fallas y descuidos, pero sobretodo su gracia y misericordia para bendecirnos, consuelo y fortaleza para enfrentar las pérdidas dolorosas.

Estamos agradecidos con nuestro buen Dios por todo lo anterior y por las Iglesias nuevas que se han sembrado, por el cuidado que ha tenido de cada misionero, por los recursos suficientes para continuar con los proyectos, por las iglesias que se siguen uniendo al plan cooperativo y a la unidad en medio de lo diverso que somos.

Estamos por iniciar un nuevo año y con ello el desafío de cumplir las expectativas y metas personales, familiares y como hijos de Dios.

El año pasado estuvimos trabajando sobre SER UN DISCÍPULO, con el fin de retomar nuestro compromiso radical de entrega a nuestro salvador. Ahora en este año convencional estamos haciendo énfasis en SE Y HAZ UN DISCÍPULO, nuestra tarea. Tendremos también una campaña que nos motivará para hacer discípulos.

Amados hermanos, no debemos olvidar que el Señor está con nosotros y que la plenitud de la vida está en él y no en las circunstancias, que la vida, la salvación y lo que el Señor nos permite vivir son herramientas para bendecir a otros.

“Bendito sea el Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo, padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”
2a Corintios 1:3,4.

FELIZ AÑO NUEVO, les deseamos que Dios los bendiga en abundancia y que la oración de su corazón sea contestada.

Adolfo A. Salazar Cerda
PRESIDENTE DE LA CNBM